¿De qué somos capaces?
Realmente, de demostrarnos que es posible. Cada uno, cada una. Ambos pies en el mar.
Un hombre experimenta con sus límites, disfruta haciéndole cosquillas a su vida y juega a sostenerse.
Con el corazón y los elementos.
En 360º. Con jóvenes y mayores. Bailar y celebrar el momento.
Una propuesta de juego dulce donde se cuestiona…
Para aceptar.
Aferrarse con entusiasmo.
Balancearse juntos en lo desconocido y aprender a volar; en caso de que…

Un número de circo escrito para el mástil culbuto: una máquina única para la inestabilidad crónica
Una cosa es cierta: todo se mueve todo el tiempo, con o sin mareo.