Jugando en la frontera entre la actuación y el ritual, este espectáculo es un cuento musical, tejido con gesto y luz. Está inspirado en prácticas y leyendas de todo el mundo. En el centro del círculo formado por la multitud, es la fricción de dos piezas de maderas las que dan luz a la primera chispa. Después, la danza de los cuerpos se mezcla con la de las llamas, la voz y el violoncelo evolucionan y se responden, revelando sin palabras el viaje iniciático de una mujer, la oscuridad a la luz.