Dos bailarinas descansan encima de una cajita de música gigante. El espectáculo nos sumerge en un viaje lleno de engranajes que se transforman y dan vida a una bonita historia de amor prohibido entre la música y la danza bajo el reinado del Rey Miedo. Un relato sobre el despotismo y los amores prohibidos, en un cosmos regido por la música y la danza.

Un viaje explicado con hologramas y vídeo mapping.