Olea nace del árbol presente en todas las culturas mediterráneas como símbolo de resistencia, fortaleza y paz.

La guerra sacude la tierra, se lleva a los hombres y dos mujeres se unen para asegurar la continuidad de la vida.

Pasado y presente de enlazan en esta pieza hipnótica, intensa y comprometida.