Un día, caminando descalzo por la playa, comprobé que la tierra está llena de piedras. He comenzado a clasificarlas y guardarlas como un preciado tesoro. Si miras lo que hay en ellas, puedes ver alguna cosa más que una simple piedra.

Una propuesta para despertar la imaginación de los niños y niñas a través de los objetos inanimados.