Segunda producción de la compañía, que presenta un solo de pequeño-mediano formato de calle, basado en el circo y el payaso. Una reflexión, des de la poética del absurdo sobre la mallorquinidad, sobre el impacto del turismo, sobre la lucha de poderes, sobre el vacío, el silencio y la soledad frente la inmensidad. Un viaje metafórico hacia las profundidades humanas para buscar lo que nos hace continuar remando, a pesar de la magnitud y la fuerza imprevisible y siempre sorprendente de las olas.