No son dos Topmanta, no!!  tampoco dos feriantes de mercadillo……son dos cómicos liquidando todo su atrezzo. ¿ Que  porqué? , no es difícil adivinarlo.

Dos veteranos actores de una vieja compañía se ven obligados  a cerrar ante la precariedad de sus contratos. La venta de todo su material servirá de pretexto para repasar entre melancolía y mala leche su trayectoria artística y a la vez presentar una última propuesta para sobrevivir:  “ El Salchi-Auto “.

Con el convencimiento de que solo la vía gastronómica les podrá sacar del bache, se lanzan a la venta de un producto genuino: la salchicha agridulce. Un proyecto con el que piensan girar por las diferentes plazas  amansando la resaca de sus habituales espectadores.