Ya ha llegado! Y tiene correspondencia para entregar. Dicen que es el único factor que ha repartido cartas en más de veinte países de los cinco continentes.

Ha entregado paquetes a la Reina de Inglaterra, el Papa y un presidente de la Casa Blanca.

Viaja solo, aunque siempre le acompañan su gorra, su cartera y un pañuelo.

Distribuye todo lo que tiene destinatario. Pero hoy, al finalizar la jornada, se da cuenta que tiene un paquete sin dirección ni remitente.

No sabe para quién es.

¿Qué debería hacer? Decide abrirlo y descubrir que contiene este paquete.

Hay diferentes objetos que le presentan situaciones inexplicables. No podía sospechar que le podría pasar con este paquete sin propietario.

Nunca lo podía haber imaginado. Pero al final encontrará el destinatario.