En su espectáculo de lenguaje universal, El Niño del Retrete deja expresar el niño que tiene dentro. Este invita el público a entrar en su universo humorístico. Descubrimos entonces un show lleno de emociones y de juego con un estilo inhabitual, interpretado por un personaje delirante.

El humor, las acrobacias, los números ajustados al ritmo musical y la gran participación del público provocan 40 minutos de carcajadas.